23 dic. 2016

Navidad panteística

-Navidad: ¿nacimiento de dioses?. El misterio del Origen Pagano de la Navidad: Jesús no nació el 25 de Diciembre, pero al parecer sí muchos dioses paganos.

¿Por qué se celebra la Navidad el 25 de diciembre? La mayoría de la gente asume que ha sido siempre una fiesta cristiana y que es una celebración del nacimiento de Jesús. Pero resulta que Jesús no nació el 25 de diciembre. Sin embargo, un montón de dioses paganos nacieron en ese día. Cómo en la imagen que podemos ver aquí añadida: imagen que también se han encargado de criticar y desmitificar en parte en muchos lugares. ¿Qué hay de cierto en todo ello?.

De hecho, sí parece que en parte fue así, si bien no es menos cierto que que muchos de esos personajes que se asociaron con el día del solsticio de invierno, acabaron así adscritos por las mismas razones que Jesús. Durante la Navidad, o solsticio de invierno en el hemisferio norte, el sol alcanza su cenit en el punto más bajo y desde ese momento el día comienza a alargarse progresivamente en detrimento de sus noches -hasta llegar al solsticio de verano (21-22 de junio) en que invierte su curso-; el término solsticio, que significa «sol inmóvil» (ya que en esos momentos el sol cambia muy poco su declinación de un día a otro y parece permanecer en un lugar fijo del ecuador celeste) era desde tiempos inmemoriales el acontecimiento cósmico que vivifica la Naturaleza con su luz y su calor, razón por la cual, para todas las culturas antiguas, representaba el auténtico nacimiento del sol y, con él, toda la Naturaleza comenzaba a despertar lentamente de su letargo invernal y, por ello, los humanos veían renovadas sus esperanzas de supervivencia gracias a la fertilidad de la tierra que garantizaba la presencia del astro divino, del dios más arcaico que la humanidad ha venerado.

En el solsticio de invierno todos los pueblos antiguos, adoradores del sol, celebraban el nacimiento del astro rey mediante grandes festejos caracterizados por la alegría general y el protagonismo de las hogueras, alrededor de las cuales se concentraban los lugareños con el fin de manifestar su alborozo y esperanza mediante ceremonias colectivas centradas en cantos y danzas rituales y en la recogida de ciertas plantas mágicas como el muérdago. Ya los paganos más lejanos que conocemos celebraban una fiesta en la que se implicaba una figura heroica sobrenatural, así como las visitas a un árbol de hoja perenne donde se dejaban los regalos el 25 de diciembre mucho antes de que Jesús naciera. Desde sus primeras raíces en Babilonia, la celebración del nacimiento o “renacimiento” del dios del sol el 25 de diciembre llegó a ser celebrada con diversos nombres en todo el mundo antiguo.

Como se puede ver, el solsticio de invierno se produce pocos días antes de 25 de diciembre de cada año. El solsticio de invierno es el día del año en el que la luz del día es más corta, si bien, el día a partir del cual empezaba a ganar fuerza. Por lo tanto, siempre fue conveniente y simbólico designar al 25 como la fecha del nacimiento o el “renacimiento” del sol de diciembre. Y esto hace que en parte sea cierta la imagen, la verdad es que miles de años antes de que hubiera un “Santa Claus”, había otra figura sobrenatural que supuestamente visitaba un árbol y dejaba regalos cada 25 de diciembre: su nombre era Nimrod, en Babilonia. De acuerdo con la antigua tradición babilónica, Semiramis (que llegó a ser conocido como la diosa Astarté / Asera / Astarte / Isis / Ishtar / Semana Santa en otras religiones paganas) afirmó que después de la prematura muerte de su hijo / esposo Nimrod preparó un árbol de hoja perenne que durante la noche del 225-D hacía renacer de un tocón del árbol muerto nueva vida. Semiramis afirmaba que Nimrod visitaba el árbol de hoja perenne si dejaban regalos cada año en el aniversario de su nacimiento, que acaba de pasar a ser el 24 de diciembre. Este sería el verdadero origen del árbol de Navidad.

De igual forma, otros dioses solares o muy importantes tuvieron en su agenda esta fechas o similares: Horus (c. 3000 BCE), Osiris, Krishna (c. 1400 BCE), Buddha (c. 563 BCE), Heracles (c. 800 BCE), Dionisio (c. 186 BCE), Tammuz (c. 400 BCE), Adonis (c. 200 BCE), Prometeo o, incluso, Apolo, que volvía del país de los Hiperboreos se plegaban a esta mágica fecha. No todos nacieron realmente en ese día, a algunos se les desplazó la fecha y para otros fue un nuevo nacimiento, si bien es indudable esta suerte de atractor extraño.

Igual que Jesús de Nazaret que según su mitología sí, pero según la historia NO nació un 25 de diciembre, pues como muchos saben la celebración del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre se debe a la antigua celebración del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno (natalis invicti Solis), adaptada por la Iglesia católica en el tercer siglo d. C. para permitir la conversión de los pueblos paganos: igual que Jesús muchos dioses y personajes pasados fueron asociados con esta fecha, y algunos mucho antes de que Cristo, este cristo apareciera en el Horizonte. Caldeos, egipcios, cananeos, persas, sirios, fenicios, griegos, romanos, hindúes y la práctica totalidad de los pueblos con culturas desarrolladas, entre los cabe incluir los imperios orientales y las civilizaciones precolombinas -como los aztecas y su máxima deidad Huitzilopochtli, que tantos quebraderos de cabeza dio a los misioneros españoles-, han celebrado durante el solsticio hiemal el parto de la «Reina de los Cielos» y la llegada al mundo de su hijo, el joven dios solar.

En los mitos solares ocupa un lugar central la presencia de un dios joven que cada año muere y resucita, encarnando en sí los ciclos de la vida en la Naturaleza. En las culturas de mitología astral, el Sol representaba el padre, la autoridad y también el principio generador masculino. Durante la Antigüedad, en todo el mundo civilizado, el sol fue el emblema de todos los grandes dioses, y los monarcas de todos los imperios se hicieron adorar como hijos del Sol (identificado siempre con su divinidad principal). En este contexto, la antropomorfización del Sol en un dios hijo joven presenta ejemplos tan conocidos como los de Horus, Mitra, Adonis, Dionisos, Krisna... o el propio Jesús-Cristo.

En el Egipto Antiguo se creía que Isis, la virgen Reina de los Cielos, quedaba embarazada en el mes de marzo y daba a luz a su hijo Horus a finales de diciembre. El dios Horus, hijo de Osiris e Isis, era el «gran subyugador del mundo», el que es la «substancia de su padre», Osiris, de quien era una encarnación. Fue concebido milagrosamente por Isis cuando el dios Osiris, su esposo, ya había sido muerto y despedazado por su hermano Seth o Tifón. Era una divinidad casta -sin amores- al igual que Apolo, y su papel entre los humanos estaba relacionado con el Juicio ya que presentaba las almas a su padre, el Juez. Era el Christos y simbolizaba el Sol. Durante el solsticio de invierno, la imagen de Horus, en forma de niño recién nacido, era sacada del santuario para ser expuesta a la adoración pública de las masas. Era representado como un recién nacido (a menudo recostado en un pesebre) con cabello dorado, que tenía un dedo en la boca y el disco solar sobre su cabeza. Los antiguos griegos y romanos lo adoraron también bajo el nombre de Harpócrates, el niño Horus, hijo de Isis. El dios Osiris, dios de la vegetación y de los muertos, padre de Horus, también había nacido de una virgen en el solsticio hiemal. Mitra, uno de los principales dioses de la religión irania anterior a Zaratustra, desarrollado a partir del antiguo dios funcional indoiranio Vohu-Manah[iv], objeto de un culto aparecido unos mil años antes de Cristo y que, tras pasar por diferentes transformaciones, pervivió con fuerza en el Imperio romano hasta el siglo IV d. C., era una divinidad de tipo solar -tal como lo atestigua, entre otros, su cabeza de león- que hizo salir del cielo a Ahrimán (el mal), tenía una función de deidad que cargaba con los pecados y expiaba las iniquidades de la humanidad, era el principio mediador colocado entre el bien (Ormuzd) y el mal (Ahrimán), el dispensador de luz y bienes, mantenedor de la armonía en el mundo y guardián y protector de todas las criaturas, y era una especie de mesías que, según sus seguidores, debía volver al mundo como juez de los hombres. Sin ser propiamente el Sol, representaba a éste y era invocado como tal. El dios Mitra hindú, como el persa, era también una divinidad solar, tal como lo demuestra el hecho de ser uno de los doce Adityas, hijos de Aditi, la personificación del Sol.

Muchos siglos antes que Jesús-Cristo, el dios Mitra, según su leyenda popular, ya había nacido de virgen un 25 de diciembre, en una cueva o gruta, siendo adorado por pastores y magos, obró milagros, fue perseguido, acabó siendo muerto, resucitó al tercer día... Todas las personificaciones de dioses solares acaban por ser víctimas propiciatorias que expían los pecados de los mortales, cargando con sus culpas, y son muertos violentamente y resucitados posteriormente. Así, Osiris nació en el mundo como un Salvador o Libertador venido para remediar la tribulación de los humanos, pero en su lucha por el bien se topó con el mal (encarnado en su propio hermano Seth o Tifón, que acabaría identificándose con Satán), que le venció temporalmente y le mató; depositado en su tumba, resucitó y ascendió a los cielos al cabo de tres días (o cuarenta, según otras leyendas). El dios hindú Shiva, en un acto de supremo sacrificio, según cuenta el Bhâgavata-Purâna, ingirió una bebida envenenada y corrosiva que había surgido del océano para causar la muerte del universo -de ahí el epíteto de Nîlakantha («cuello azul») por el que también se conoce a Shiva y que fue el resultado del veneno absorbido-, tragedia que el dios evitó con su autoinmolación y vuelta a la vida.

Baco, otro dios solar destinado a cargar con las culpas de la humanidad, también fue asesinado -y su madre recogió sus pedazos, tal como había hecho Isis con los trozos del cadáver de Osiris- para renacer resucitado. Ausonius, una forma de Baco (y equivalente a Osiris), era muerto en el equinoccio de primavera (21 de marzo) y resucitaba a los tres días. Idéntica suerte le había estado reservada a Adonis (equivalente al dios etrusco Atune o al sirio Tammuz), a Dionisos o al frigio Atis y a una larga lista de seres divinos que, como Krisna -muerto atado a un árbol y con su cuerpo atravesado por una flecha- o como Jesús-Cristo -muerto en la cruz de madera y lanceado-, fueron todos ellos condenados a muerte, llorados y restituidos a la vida. Son dioses que descendieron al Hades y regresaron otra vez llenos de vigor, tal como hace la Naturaleza con sus ciclos estacionales anuales. Todos ellos habían nacido, según el mito, durante el solsticio de invierno, fecha en la que algunas tradiciones tardías también sitúan el natalicio de Buda.

La peculiar datación de Dionisio el Pequeño también dejó en herencia otra fecha famosa, la de los 33 años de Jesús en el momento de ser crucificado, pero hoy ya está bien demostrado que los cálculos del monje romano fueron errados hasta en lo más evidente y que Jesús tenía entre 41 y 45 años cuando fue ejecutado

Por tanto, pese a las muchas críticas recibidas de esta imagen, sí es cierta desde el punto de vista de muchas tradiciones y de un sentido interpretativo.Veamos las asignaciones y las críticas:

- Nimrod: como dios no sabemos su día de nacimiento, y posiblemente también se celebrara otra fiesta en este honor, pero es correcto decir que su Madre-esposa estipuló que su re-nacimiento fuera en ese momento.

-Horus c. 3000 BCE - también nacido de una virgen en un pesebre. Su nacimiento fue anunciado por una estrella. Su padre se llamaba José y su nacimiento fue atendido por tres hombres sabios, etc. etc. Según unas tradiciones nació en verano, pero incluso en estas tradiciones se puntualiza la importancia del 25-d en que fue engendrado.

-Osiris c. 3000 BCE - se le consideraba parte de un trio, como la santísima trinidad. Su llegada fue anunciada por tres hombres sabios. Su carne se comia en forma de pan. Del culto de Osiris surgen muchas frases de la Biblia. Ocurre lo mismo que con Horus.

-Krishna c. 1400 BCE - nacido de una virgen y su padre era un carpintero. Su nacimiento fue anunciado por una estrella y atendido por tres reyes magos. Perseguido por un tirano que ordenó el asesinato de miles de infantes. Tenia doce discipulos y murió en un arbol o crucificado entre dos ladrones.

-Zarathurstra c. 1000 BCE - nacido de una virgen, bautizado en un rio. Su ministerio comenzó a los 30 y era seguido por 12 discípulos.

Y como ellos, el Mithra de Persia c. 600 BCE, Buddha c. 563 BCE, Heracles c. 800 BCE, Dionisio c. 186 BCE, Tammuz c. 400 BCE, Adonis c. 200 BCE, Hermes, Bacchus, Prometeo.

http://www.pepe-rodriguez.com/Mitos_Navidad/Mitos_Navidad_intro.htm

https://apologista.wordpress.com/2012/01/01/el-misterio-del-origen-pagano-de-la-navidad-jesus-no-nacio-el-25-de-diciembre-pero-si-muchos-dioses-paganos/

http://libertaddereligion.blogspot.com.es/2008/12/listado-de-otros-dioses-que-nacieron-en.html

http://www.taringa.net/post/info/17433305/Ninguno-de-los-Dioses-nacio-el-25-de-diciembre.html — con Donnovan Amll.
Me gustaComentarCompartir
Comentarios destacados
A 1455 personas les gusta esto.
120 comentarios
Se ha compartido 2185 veces
Comentarios
Jorge Beautell Bento
Jorge Beautell Bento Jesús no nació el 25 de diciembre, fue un cambio realizado por el emperador romano Constantino, apodado "El grande", para que coincidiera con la llegada del invierno. Jesús nace en primavera, por el mes de marzo.
Me gusta · Responder · 70 · 23 de diciembre a las 20:01 · Editado
28 respuestas · 1 hora
L. Javier Mares
L. Javier Mares Ya, weba de sus publicaciones (anti) navideñas. Esta información es super conocida, y lo que importa es el espíritu de la celebración, etc. Dejen de ser tan chairos y sentirse "rebeldes" , la verdad no impresionan a nadie.
Me gusta · Responder · 36 · 23 de diciembre a las 21:02
17 respuestas
Ivan Arroyave
Ivan Arroyave De hecho ninguno de ellos nació esa fecha, el 25 de diciembre es realmente es el nacimiento del sol en el hemisferio boreal, es decir, el día convencionalmnte aceptado como el más corto del año (Solsticio de invierno). Los ritos paganos simplemente fueron adoptados por las religiones emergentes para no perder adeptos...
Me gusta · Responder · 13 · Ayer a las 12:13
Jalil Ulices Medina Godinez
Jalil Ulices Medina Godinez Como no existe información fiable ni sobre la existencia de Jesus, el cual compare varias similitudes con deidades anteriores por cierto, pues son las costumbres de sus seguidores las que sirven para determinar el día de su nacimiento. Por lo tanto pue...Ver más
Me gusta · Responder · 2 · Ayer a las 8:44
2 respuestas · 27 min
Alejandro Minotti
Alejandro Minotti Ya que estamos en un grupo filosófico, respondamos científicamente (postivismo abstenerse). FWJ Schelling desarrolló una respuesta a este enigma. Para Schelling el desarrollo de la filosofia positiva comienza por la Mitologia, es decir, el desarrollo ...Ver más
Me gusta · Responder · 3 · Ayer a las 7:12
Elí Enrique Ojeda Portillo
Elí Enrique Ojeda Portillo La manipulación de ésta fecha por parte de Constantino y de la Iglesia no tuvo de ninguna manera intenciones de reconocer a ninguna cultura anterior. Y si hay como en muchos puntos, engaño y franca ocultamiento y tergiversaciones de la madre de toda mentira.. la Iglesia católica.

Fuente: https://web.facebook.com/Sociedadefilosofiaplicada/photos/a.969692973105960.1073741875.161391553936110/969712893103968/?type=3&theater

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails