17 jun. 2015

Fragmento de "Espantapájaros", de Oliverio Girondo

8
Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una manifestación de personalidades.
En mí, la personalidad es una especie de furunculosis anímica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad.
Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W. C.
¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál es la verdadera!
Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas ellas, no me convenzo de que me pertenezcan.
¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo —me pregunto— todas estas personalidades inconfesables, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de congelar una locomotora?
El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero son de una petulancia... de un egoísmo... de una falta de tacto...
Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas, conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de contemporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, cada una pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de las demás. Si alguna tiene una ocurrencia, que me hace reír a carcajadas, en el acto sale cualquier otra, proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquélla desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, ésta se empeña en demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y exige que me levante junto con las gallinas.
Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca, una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de dificultades, antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.


Mi amigo el Profe Sargento me compartió unos libros.

12 jun. 2015

Mi voto va para...

He aquí el texto del discurso:
"Señores:
"Aspiro a ser diputado, porque aspiro a robar en grande y a `acomodarme' mejor.
"Mi finalidad no es salvar al país de la ruina en la que lo han hundido las anteriores administraciones de compinches sinvergüenzas; no, señores, no es ese mi elemental propósito, sino que, íntima y ardorosamente, deseo contribuir al trabajo de saqueo con que se vacían las arcas del Estado, aspiración noble que ustedes tienen que comprender es la más intensa y efectiva que guarda el corazón de todo hombre que se presenta a candidato a diputado.
"Robar no es fácil, señores. Para robar se necesitan determinadas condiciones que creo no tienen mis rivales. Ante todo, se necesita ser un cínico perfecto, y yo lo soy, no lo duden, señores. En segundo término, se necesita ser un traidor, y yo también lo soy, señores. Saber venderse oportunamente, no desvergonzadamente, sino "evolutivamente". Me permito el lujo de inventar el término que será un sustitutivo de traición, sobre todo necesario en estos tiempos en que vender el país al mejor postor es un trabajo arduo e ímprobo, porque tengo entendido, caballeros, que nuestra posición, es decir, la posición del país no encuentra postor ni por un plato de lentejas en el actual momento histórico y trascendental. Y créanme, señores, yo seré un ladrón, pero antes de vender el país por un plato de lentejas, créanlo..., prefiero ser honrado. Abarquen la magnitud de mi sacrificio y se darán cuenta de que soy un perfecto candidato a diputado.
"Cierto es que quiero robar, pero ¿quién no quiere robar? Díganme ustedes quién es el desfachatado que en estos momentos de confusión no quiere robar. Si ese hombre honrado existe, yo me dejo crucificar. Mis camaradas también quieren robar, es cierto, pero no saben robar. Venderán al país por una bicoca, y eso es injusto. Yo venderé a mi patria, pero bien vendida. Ustedes saben que las arcas del Estado están enjutas, es decir, que no tienen un mal cobre para satisfacer la deuda externa; pues bien, yo remataré al país en cien mensualidades, de Ushuaia hasta el Chaco boliviano, y no sólo traficaré el Estado, sino que me acomodaré con comerciantes, con falsificadores de alimentos, con concesionarios; adquiriré armas inofensivas para el Estado, lo cual es un medio más eficaz de evitar la guerra que teniendo armas de ofensiva efectiva, le regatearé el pienso al caballo del comisario y el bodrio al habitante de la cárcel, y carteles, impuestos a las moscas y a los perros, ladrillos y adoquines... ¡Lo que no robaré yo, señores! ¿Qué es lo que no robaré?, díganme ustedes. Y si ustedes son capaces de enumerarme una sola materia en la cual yo no sea capaz de robar, renuncio "ipso facto" a mi candidatura...


Roberto Arlt, Aguafuertes porteñas. (fragmento)

7 jun. 2015

Introducción a la historia del arte (Galeano)


Ceno con Nicole y con Adoum.
Nicole habla de un escultor que ella conoce, hombre de mucho talento y fama. El escultor trabaja en un taller inmenso, rodeado de niños. Todos los niños del barrio son sus amigos.
Un buen día la alcaldía le encargó un gran caballo para una plaza de la ciudad. Un camión trajo al taller el bloque gigante de granito. El escultor empezó a trabajarlo, subido a una escalera, a golpes de martillo y cincel. Los niños lo miraban hacer.
Entonces los niños partieron, de vacaciones, rumbo a la montaña o el mar.
Cuando regresaron, el escultor les mostró el caballo terminado.
Y uno de los niños, con los ojos muy abiertos, le preguntó:
—Pero... ¿cómo sabías que adentro de aquella piedra había un caballo?




Murió Eduardo Galeano (3 de septiembre de 1940 - 13 de abril de 2015).
Como estoy con lo de noticias viejas, voy a hacer mi homenaje a Galeano. Quizás vengan varios posts en recuerdo a sus escritos.


El  texto original.



5 jun. 2015

Novedad de la RAE (aunque es de 2010)

Eliminación de la tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos incluso en casos de posible ambigüedad
  La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo), así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa), no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.
  Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’]; o ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración), frente a ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso y aquellos acompaña al sustantivo libros).
  Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, no tildar nunca estas palabras.
  Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.


Fuente: RAE.

3 jun. 2015

Cómo alimentarse para tener ánimo durante el trabajo


Cómo alimentarte para tener ánimo durante el trabajo.jpg
Muchas veces nos pasa que o nos levantamos sin ganas de nada, pensando “hoy mejor no me hubiera levantado”, o vamos perdiendo nuestro ánimo durante el día, sobre todo en el trabajo, donde necesitamos estar activos y despiertos. Afortunadamente no tenemos que aceptar esa situación y pasarnos el día luchando con nuestro desánimo, sino que hay alimentos que pueden ayudarnos a inyectarnos un poco de energía y sentirnos bien.
A continuación, en VivirSalud, te contamos cómo alimentarse para tener ánimo en tu jornada laboral.

Por la mañana, nueces y almendras

alimento-trabajo2.jpgPuedes evitar el sube y baja de tu ánimo con un puñado de almendras (unas 23) por la mañana. Las almendras ayudan a estabilizar los niveles de azúcar sanguíneo para el resto del día, de acuerdo con un estudio realizado en enero del 2011, por investigadores de la Universidad de Purdue. El mismo efecto se logra comiendo 12 o 14 mitades de nueces, ayudando a mejorar el ánimo y la capacidad intelectual.
Según un estudio de la Universidad de Pittsburgh, en el año 2007, los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en las nueces pueden aumentar las áreas del cerebro que ayudan mantener en equilibrio el estado de ánimo.

Consume lácteos bajos en grasa

alimentacion-trabajo2.jpgEl azúcar de la leche o la lactosa en productos lácteos bajos en grasa dan energía inmediata, además de evitar el hambre por un tiempo después, debido a la alta cantidad de proteína que poseen. Cada mañana puedes añadir una cucharada de yogur en un tazón de avena. La unión de un alimento prebiótico y un probiótico contribuye a una digestión saludable y evita la hinchazón.

Aceite de aguacate y oliva

alimentacion-trabajo3.jpgUn aguacate al día disminuye la sensación de hambre, sobre todo al medio día, cuando nos dan ganas de comer cualquier cosa, cayendo generalmente en alimentos poco saludables. El aguacate y el aceite de oliva retrasan el vaciamiento del estómago, manteniendo la sensación de saciedad por más tiempo. Según un estudio publicado en octubre del 2008 por la revista Cell Metabolism, el ácido oleico del aceite de oliva ayuda a eliminar el hambre entre las comidas.
Los aguacates son también ricos en potasio (que regula la función renal y la presión arterial), y ácido fólico (que ayuda al cuerpo a producir y mantener células nuevas). Para un refrigerio a media mañana o tarde, puedes comer la mitad de un aguacate pequeño, rociándolo con aceite de oliva, junto con sal y pimienta.

Arándanos

alimentacion-trabajo4.jpgUna taza de arándanos como postre aporta sólo 80 calorías y nada de grasa, además te permitirte mantenerte activo el resto de la tarde. Un estudio realizado en enero del 2010, por la Universidad de Tufts, alimentó a ratas con arándanos, realizándoles pruebas de memoria y agilidad mental, con lo que se obtuvo resultados que aprobaban su consumo. Los arándanos son muy ricos en antioxidantes, que ayudan a estimular el crecimiento de nuevas células cerebrales.

Chocolate oscuro

alimentacion-trabajo5.jpgSi te sientes estresado en tu trabajo, un trozo de chocolate negro, puede serte de gran ayuda. Esto se debe a que el chocolate provoca la liberación de endorfinas, que mejoran tu estado de ánimo. La serotonina, en neurotransmisor que produce calma, también se ve afectada por el consumo de chocolate. Además posee flavonoides, sustancias que poseen un gran poder antioxidante. Pero su consumo debe ser limitado, ya que es beneficioso sólo si se consume con moderación.

Frutos cítricos

alimentacion-trabajo0.1.jpgCuando estás a punto de quedarte dormido en tu escritorio, el olor de una naranja puede salvarte de un jefe enojado. Oler aromas cítricos estimula el estado de alerta, según un estudio publicado en noviembre del año 2003 en la revista "Experimental biology and medicine". Si consumes los cítricos, sus azúcares naturales son digeridos en treinta minutos, suministrando energía de una forma rápida y duradera.
Con estos alimentos podrás mantenerte atento y activo en tu trabajo y dar tu mejor rendimiento. Y tú, ¿los has probado?


http://www.vivirsalud.com/2011/10/09/como-alimentarse-para-tener-animo-durante-el-trabajo

2 jun. 2015

#Niunamenos (desde la ficción)

En realidad esto no es necesariamente un aporte al hashtag sino un resumen de mi opinión sobre el feminismo hoy.
+++++
Fragmento de "Choque de reyes", el 2° libro de la saga Canción de Hielo y Fuego, por GRRM.
[...]
—¿Lo sabía mi tío?
—Todos los exploradores —repitió Mormont—. Y tú crees que debería impedírselo. Matarlo, si fuera necesario. —El Viejo Oso suspiró—. Si lo hiciera para librarse de unas cuantas bocas, de buena gana enviaría a Yoren o a Conwys para recoger a los niños. Los educaríamos para que vistieran el negro, y la Guardia sería más fuerte. Pero los salvajes sirven a dioses más crueles que los tuyos y los míos. Esos niños son las ofrendas de Craster. Sus plegarias.
«Seguro que sus mujeres rezan plegarias muy distintas a ésas», pensó Jon.
—¿Cómo te has enterado? —le preguntó el Viejo Oso—. ¿Por alguna de las esposas de Craster?
—Sí, mi señor —confesó Jon—. Preferiría no deciros cuál. Estaba asustada y quería ayuda.
—El mundo está lleno de gente que quiere ayuda, Jon. Ojalá algunas de esas personas juntaran el valor necesario para ayudarse a sí mismas. Craster está ahora mismo inconsciente en su lecho, apestando a vino. En su mesa hay un hacha nueva bien afilada. Si se tratara de mí, la llamaría Plegaria Escuchada y pondría fin a todo.
«Sí.» Jon pensó en Elí. En ella y en sus hermanas. Eran diecinueve, y Craster sólo uno, pero...
—Pero si Craster muriera sería un día triste para la Guardia. Tu tío podría contarte cuántas veces su Torreón ha supuesto la diferencia entre la vida y la muerte para nuestros exploradores.
—Mi padre... —Se detuvo, titubeante.
—Sigue, Jon. ¿Qué ibas a decir?
—Mi padre me explicó una vez que no vale la pena tener a ciertos hombres —continuó el muchacho—. Un vasallo brutal o injusto deshonra a su señor tanto como a sí mismo.
—Pero Craster no nos ha hecho ningún juramento, ni se somete a nuestras leyes. Tienes un corazón noble, Jon, pero debes aprender una lección de esto. No podemos hacer justicia en todo el mundo. No es nuestro objetivo. Las guerras de la Guardia de la Noche son otras.
«Otras guerras. Sí. No debo olvidarlo.»

[...]
+++++
Tengo un argumento similar, por si no se entendió la idea.

Esta imagen es para mí el ejemplo de lo que algunas mujeres están logrando, y es un muy válido camino a seguir. Aún hoy, SXXI, el mundo sigue siendo eminentemente machista. Es así, por más que avanzamos lentamente hacia el equilibrio. Mi impresión es que muchos de esos avances hacia el equilibrio se han logrado gracias a actitudes como la de la princesa Leia, que asume sus cadenas, porque llegado el momento las va a usar como arma.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails